Uncategorized

Read PDF Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition) book. Happy reading Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF Un amor de fantasia (Deseo) (Spanish Edition) Pocket Guide.

En este sentido, somos responsables de lo que generamos. Entonces, reclamamos nuestro derecho a ser amados. Han ido a los mismos colegios que yo o a escuelas similares. A esta altura, podemos empezar a revisar las letras de los tangos. Afirmar que tuvimos una infancia feliz no es complicado. Esta es una buena pregunta. O dicho de otro modo: Que por supuesto no era un punto de vista propio.

Luego no nos gustan algunos aspectos de ese tren. Pero no estamos dispuestos a abandonar los beneficios de ese viaje. Porque todo lugar de poder conlleva el peligro a ser destituido, permanentemente. Por lo tanto, la lucha por conservar un lugar de privilegio o la lucha para obtener ese lugar de privilegio van a ser permanentes. Tenemos entonces, como eje, la guerra.

Luchamos contra la pobreza, luchamos contra la ignorancia, contra las enfermedades, contra el hambre e incluso luchamos contra la naturaleza, creyendo que necesitamos dominarla. Este es un punto fundamental en nuestro razonamiento: Solo nos importa comprender la naturaleza de la conducta humana. Es una modalidad adoptada, posible, pero no es obligatoriamente parte de lo humano. Y otro modelo solidario, en el cual la diversidad no se interpreta como superioridad o inferioridad de condiciones. Es interesante saber que hay una historia anterior al Patriarcado. Los poblados estaban constituidos por agricultores.

Hoy no lo podemos siquiera imaginar. En cambio nosotros valoramos la guerra y luego buscamos el amor como algo especial. Hoy no podemos imaginar una cultura basada en la solidaridad. Sin embargo, la solidaridad nos hace humanos. Luego — simplemente— hemos dejado de formular esas preguntas. Hubo sociedades antiguas organizadas de manera muy diferente de la nuestra, que contaban con deidades hembras. Entonces es comprensible que el ser humano haya entendido el universo como una madre que da vida y cuida. Luego, al no encontrar evidencias, se ha concluido que esas sociedades no han existido.

Yo creo que es muy sencillo: Una forma muy frecuente que instaura el hecho de permanecer dominados es la necesidad de nuestra madre de nutrirse de nosotros, los hijos. La sustancia infantil es succionada por el adulto. Va a comprender a cada segundo que la vida es un lugar duro y adverso. Sin guerreros no hay Patriarcado. Ese sistema se implementa desde el momento mismo del nacimiento de cada individuo.

Ya sea en guerreros activos o guerreros pasivos. Quiero decir exactamente eso: En verdad, muchos de nosotros no lo hemos conseguido nunca. A medida que crecemos, las cosas no mejoran. Por ejemplo, nos enfermamos. Pedimos desesperadamente alguna caricia. A veces esa caricia llega, pero concluye apenas recuperamos la salud. Nos volvemos inmunes al contacto. Con rabia, con dolor, con ira, con quejas. Que —en principio— hay que defenderse. Y frente a la hambruna, los buenos modales no tienen cabida. Otra manera de registrar la modalidad guerrera que se instala… es la falta de cuerpo.

O al menos, listos para permanecer camuflados, de modo tal de no ser vistos por los depredadores. Alejados de nuestras emociones o de cualquier debilidad afectiva. Pero eso no es madurez. Eso se llama abuso materno. La madurez afectiva se alcanza en eje consigo mismo. Le lustramos las botas. Para una cultura de conquista, tenemos que fabricar futuros guerreros, todo el tiempo.

Repetimos opiniones, creemos infantilmente en cualquier idea y organizamos nuestra vida copiando caminos ya trazados, aunque no vibren ni remotamente con nuestro ser interior. Las mujeres —al igual que los varones— provenimos de historias de desamparo, de falta de cuerpo, de carencia total de mirada, disponibilidad afectiva, ternura, leche o abrazos. La distancia que hemos instaurado para que el dolor no duela tanto. Es una rueda que gira en torno a lo mismo: Para no arriesgarnos, decidimos hacer lo que hacen todos.

Por ejemplo, todas las madres que vemos por la calle llevan a sus hijos en cochecitos, a un metro de distancia de sus propios cuerpos. No es algo que tiene que suceder: A menos que nos dediquemos exhaustivamente a cortar esos lazos. Y sin esos recuerdos ancestrales, nos subimos a las carreteras de las actitudes convencionales. Apenas una mujer comunica su embarazo, recibe de regalo una gran cuna y un gran cochecito.

Creo que algunos ya se parecen a los coches Mercedes Benz. Pero todas las mujeres salimos a pasear con nuestros hijos de la misma manera Sobre todo por las noches. El verdadero problema es la distancia emocional. Sin embargo, creo que es pertinente volver sobre estos asuntos con la seriedad que merecen, porque en cada parto maltratado y en cada congelamiento del cuerpo y de las emociones de la mujer ante el desprecio, estamos contribuyendo a que nazca y se desarrolle un nuevo guerrero feroz.

O un nuevo soldado abusado. Que a la embarazada que la escucha, esto no le interesa en absoluto. Y anestesiada si hay que pagar costos corporales o emocionales, justamente porque respecto a nuestro cuerpo y a nuestro territorio emocional, estamos escindidas. Fuera de nosotras mismas. Todo esto es posible porque masivamente transitamos por las autopistas, y cuando miramos alrededor, constatamos que todos van por el mismo camino.

Entonces concluimos que no existen alternativas. Cuando participemos en las escenas del inicio de la vida, con la fuerza arrasadora de nuestras pulsiones vitales, nuestro amor y nuestra libertad.

Bestselling Series

Quiero relatarles una experiencia personal, aunque ya he descrito brevemente mi segundo parto en mi libro La maternidad y el encuentro con la propia sombra. Yo era una joven exiliada argentina, con muchos ideales en mi haber. Mi hijo mayor es un hombre extraordinario. Ella tuvo su parto. Fin de la historia. Estar en silencio y esperar. Por eso les acerco la idea de una vivencia similar: A las hembras humanas nos pasa exactamente lo mismo: Sin olor, no hay reconocimiento. Sin reconocimiento, no hay apego. En verdad, nos han sucedido cosas bastante peores, pero nadie las recuerda.

Ni siquiera nuestra madre que nos estaba pariendo: Estas son las historias comunes sobre nuestros nacimientos. En todo caso, han sido nombradas desde el punto de vista de nuestra madre. Sin ritmo, no hay vida. Los seres humanos estamos regidos por las pulsiones: Todos esos impulsos son vitales.

Buy for others

Del olfato, por supuesto. Del gusto, mientras bebemos la leche materna. Todas las sensaciones placenteras o desagradables son sensoriales. Si desplegamos nuestras pulsiones instintivas dentro del confort y en permanente contacto con el cuerpo materno, simplemente nos desarrollamos en concordancia con nuestra especie. Eso nos ha sido negado. Alimentarnos con leche de vaca maternizada ha sido eso: Nada que ver con la intensidad del encuentro. Incluso con ese nivel de silencio, las pulsiones no se aquietan. Reptando, gateando, trepando, luego caminando y corriendo. Los retamos si se mueven demasiado.

Sigue sintiendo deseos de descubrir. Sigue sintiendo necesidad de moverse. Casi todos los recuerdos genuinos que tenemos de nuestra infancia tienen que ver con percepciones sensoriales. Negarlas o rigidizarlas opera en contra de la totalidad de nuestro ser. Ya hemos dicho que cuando nacemos, nos es negado el cuerpo de nuestra madre, que es como perder el hilo del contacto con la materia. El cuerpo es pecaminoso. Una manera eficaz de lograrlo es elevando toda la libido a la mente. En todo caso, cuando abordamos nuestra infancia, es habitual encontrarnos con un panorama bastante desolador: Con sus facultades sensoriales intactas.

Los varones lo solucionan escindiendo, separando el cuerpo de las emociones: En cambio las mujeres nos mezclamos en emociones confusas —bajo la forma de abundante llanto, por ejemplo—, pero sacando el cuerpo del juego. Una cosa es tener sexo. Y otra cosa muy diferente es ser capaces de tener intimidad sexual con alguien. Para tolerar la intimidad, se requiere haberla vivido desde siempre como una experiencia gozosa.

Porque no lo sentimos propio. Simplemente porque nuestro cuerpo nunca fue propio, ni nuestras percepciones ni nuestras pulsaciones. Algo de lo que otros se ocupan. Esa que es tan sucia y desagradable. Ya sabemos que casi no hay partos institucionalizados que permitan que la sexualidad sea protagonista en la escena.


  • The Jeffersonian vision, 1801–1815;
  • Look Back In Anger.
  • .
  • The Yellow Book : an illustrated quarterly, Volume 10.
  • The Confessions of Jacob Boehme.

La realidad emocional de nuestra infancia. La pobreza de nuestra vida sexual. La cabeza separada del cuerpo. Eso nunca es un impedimento. El trabajo no es depredador de la capacidad de intimar emocionalmente. Y en segundo lugar, el trabajo que efectivamente cumplimos suele funcionar como un refugio perfecto y valorado socialmente, en el que las mujeres nos resguardamos. No estoy juzgando si alguien es buena o mala madre.

La verdad es que queremos escapar. No vamos a gritar a los cuatro vientos: Nadie nos lo puede impedir, salvo nuestras corazas.

El Color del Deseo

Mucho menos el nuestro. En algunos casos ha sido nuestro padre u alguna otra persona muy importante que nos ha criado. Casi no conservaba recuerdos de su infancia. Aunque seguimos preguntando por reacciones posibles, si alguien hablaba, si alguien gritaba, si ella jugaba con su hermano… era la nada misma. Le propusimos seguir indagando en el desarrollo de su vida. Llegados a este punto, fue sencillo mostrarle a Berta el reparto de roles: Y que ahora que estaba embarazada, ella le iba quitando importancia al asunto.

Era evidente que esa coraza se iba a deshacer y que ella iba a ser la primera sorprendida. Pasaron dos meses hasta que se produjo el siguiente encuentro. No nos interesaba juzgar a Berta ni a nadie. Durante los siguientes encuentros, seguimos escuchando historias que —por primera vez— Berta relacionaba con su estado de necesidad. Es un delito, claro. Es una posibilidad que tenemos los seres humanos. No se trata de deseo sexual. Los abusos no los cometemos las personas de mente atormentada. Y poco satisfactoria, para colmo. Queremos protegerlo y amarlo de alguna manera.

El problema es que somos totalmente inmaduros. Crecimos esperando obtener amor alguna vez. Y en esa espera, crecimos. Por supuesto que las consecuencias son nefastas.

Miremos de frente la realidad. Claramente, apenas seamos capaces, nos convertiremos en abusadores de otros. Otra alternativa es encontrar ciertas ventajas dentro del rol de abusados: Y esa es nuestra principal fortaleza: Sin nosotros, el abusador no puede vivir. No estamos juzgando si estos mecanismos de abusador- abusado son algo bueno, malo, terrible, condenable, espantoso o espeluznante. El adulto siempre es responsable, ya sea hombre o mujer. Sin obtener nada a cambio. Eso se llama madurez. El mayor problema, cuando el abuso sexual es llevado a cabo por la madre, es que es la madre quien ama, quien protege, quien cuida, quien cobija y al mismo tiempo es la madre quien destruye, quien fractura, quien despedaza la estructura emocional.

Es decir, establecer que lo que nos pasa, en verdad, no nos pasa. Puedo disponer lo que quiero. Porque la instrumentaremos de un modo aceptable para la psique. Y para negar algo tan contundente, necesitamos tergiversar la realidad. Pasa lo mismo con las consecuencias del abuso sexual cometido por otros individuos que no sean la madre. Porque las personas podemos dividir el universo emocional entre buenos y malos.

Como no la podemos ubicar en el bando de los buenos y amorosos, lo que hacemos es enloquecer. Es decir, negar lo que estamos viviendo.

No podemos retrotraerlo a su propia infancia, usando el lenguaje o los recuerdos conscientes, porque ya no contamos con un acceso confiable a la realidad. Y — hasta ahora— casi siempre lo hemos encontrado. Respecto a las diversas formas de locura, hay una importante diferencia cuando ese desequilibrio aparece hacia el final de nuestra vida, dentro del conjunto de las denominadas demencias seniles.

Le preguntamos en primer lugar por sus padres. La terapeuta le fue hablando suavemente: Tuvo un novio que se emborrachaba tanto como ella. Nuestro trabajo es similar al de un detective: Era una mujer sumamente inteligente. El embarazo y el parto fueron convencionalmente medicalizados y maltratados. Y eso le provocaba sufrimiento, con la salvedad de que estaba comenzando a comprenderse. Le preguntamos ingenuamente si ese era su deseo.

Los siguientes encuentros estuvieron atravesados por el llanto. En las relaciones personales, ocurre lo mismo. Porque el otro no puede tomar decisiones respecto de nada. Las mentiras tienen patas cortas, pero podemos vivir inmersos en situaciones mentirosas durante generaciones. Eso es algo que se aprende en las escenas cotidianas. Y aprendemos a vivir bajo estas reglas, que, por otra parte, nos ofrecen beneficios inmediatos. Pero en cada historia individual es posible hacer ese minucioso trabajo: Creo que ese es un trabajo impostergable: La madre trabajaba muchas horas, el padre trabajaba bastante menos.

Si ella se quejaba, empezaba la golpiza. Pero a su hermano nunca le pegaron.

Product details

De eso estaba segura. Y haciendo un resumen de lo visto, la despedimos. El hermano era moreno y alto como el padre. No se me ocurre. Me aturde esta historia. Pero vivirlo desde adentro resultaba confuso y contradictorio. Pero algo empezaba a resquebrajarse. Y sobre la base de ese acuerdo, la despedimos. Retomamos el tema del padre-no padre. Le sugerimos que le dijera a la madre: Le insistimos en que nuestro trabajo estaba focalizado en el acceso a la verdad.

Y que era hora de empezar a diferenciar el discurso de la madre del suyo, para animarse a transitar con coherencia la realidad. Insistimos entonces con el tema del supuesto padre. Que no le interesaba. La dibujamos y la dispusimos sobre la mesa, para mirarla a cada rato. Tuvo un buen embarazo. El siguiente encuentro fue absolutamente revelador. Le dijimos que era raro que apenas los padres se divorciaron, tan abruptamente el padre hubiera dejado de verse con ella. Siento que no es mi padre, pero no quiero volver sobre el tema.

La terapeuta le propuso que lo conversara con su marido y que analizasen alguna forma de acceder a la verdad. Ya era hora de terminar con los secretos y las mentiras. La madre, llorando y balbuceando, le dijo que no estaba segura.

La Casa de Las Fantasias : (the House of the Fantasies)

Le pusimos un poco de humor al asunto. Y que mientras no estuviera lista para decirlo, que no la llamara ni la visitara. Todos los valores quedaron supeditados a esta modalidad. Le dio mucha pena por su propia infancia. Su mente funcionaba a toda velocidad: Ella necesitaba procesar estas experiencias y darse un tiempo para que se acomodaran en su interior. Con tono muy amable, el padre —ahora claramente padre adoptante— estuvo dispuesto a responder a todas las preguntas de Tamara.

La felicitamos a Tamara. En ese sentido, el regalo era saludable y reparador. Cosa que en parte ha sido cierta y estamos todos agradecidos. Esas huellas permanecen en el cuerpo. Casi, casi, como si el cuerpo fuera ajeno. Si practicamos el sexo como un acto alejado o desconectado, entonces es lo mismo tener sexo que tomar una gaseosa. Es una actividad desprovista de alma. Pero carece de sentido trascendental.

Sin embargo hay toques, momentos, de humor. Zully Montero y Anna Silvetti. Un bravo por ella. Bonito final que se me antoja esperanzador. Desde el 5 hasta el 15 de noviembre. El color del deseo The Color of Desire will open Thursday at 8: Stage Black Box, where it will have six performances through Nov.

In El color del deseo, an American businessman meets an actress, whom he hires to play his lost love. Cruz is staging the production. The play, which will have simultaneous translation in English, has performances at 8: Stage Black Box from the parking lot area of the auditorium, W. Call or visit www. El color del deseo: